¿Porqué chocó el UBER sin conductor?

Accidente fatal en Arizona deja la primera persona fallecida producto de un vehículo autónomo.

La ciencia avanza tan rápido que muchas veces supera al mismo humano y sus convenciones.

La tecnología que permite mover vehículos en forma autónoma, comienza a ser probada por empresas como UBER que la ven como una excelente alternativa para de una vez por todas tomar el control total de su modelo de negocios, sacando al “molesto” factor humano.

Sin embargo, el factor humano nunca (o casi nunca) deja de estar presente, pues si no está un humano detrás del volante, seguro que está en alguna otra parte del proceso operativo del negocio.

Esto es lo que ocurrió cuando en Arizona, EE.UU.; un prototipo guiado de manera automática atropelló a la ciclista Elaine Herzberg causándole la muerte.

Le empresa declaró que luego de investigar el caso, se llegó a la conclusión de que la falla estuvo en un software cuyo objetivo es detectar objetos en el camino e ignorarlos. El problema se presentó cuando dicho programa simplemente fue “mal calibrado” (factor humano nuevamente), de forma tal que ignoró objetos que normalmente no ignoraría. El programa asigna distinto grado de “importancia” a los objetos que se encuentra en el camino e ignora aquellos que no representarían una amenaza para el equipo (una bolsa por ejemplo). Sin embargo, al fallar la calibración, el vehículo, a pesar de reconocer a la ciclista, no la consideró peligrosa o importante, por lo que simplemente no la esquivó ni se detuvo, solo siguió recto como si fuera un papel o cualquier elemento de esos que nos topamos en la ruta pero que siempre pasamos a llevar.

Si bien el auto iba con un conductor humano, el informe dice que todo fue muy rápido y que el conductor de respaldo no alcanzó a reaccionar.

UBER logró acuerdo judicial con la víctima, sin embargo, ante el pánico que surgió, el gobernador de Arizona ordenó todas las pruebas en calles reales. Otras compañías que también están realizando pruebas con estas tecnologías detuvieron voluntariamente sus operaciones.

Finalmente, UBER está llevando una investigación en conjunto con la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) con el fin de aclarar el incidente que se ha convertido en todo un retroceso para las aspiraciones del gigante del transporte alternativo.

 

.